domingo, 1 de marzo de 2015

SEGUNDO DOMINGO DE CUARESMA


Jesús invitó a su Transfiguración a Pedro Santiago y Juan. A ellos les dio este regalo, este don. Ésta tuvo lugar mientras Jesús oraba, porque en la oración es cuando Dios se hace presente. Los apóstoles vieron a Jesús con un resplandor que casi no se puede describir con palabras: su rostro brillaba como el sol y sus vestidos eran resplandecientes como la luz.

Los personajes que hablaban con Jesús son: Moisés y Elías.

Moisés, fue el que recibió la Ley de Dios. Representa a la Ley.

Elías, es el padre de los profetas. Representa los profetas.

Ellos dan testimonio de Jesús, quien es el cumplimiento de todo lo que dicen la ley y los profetas.

De la nube que los envuelve sale la voz del padre que dice "Este es mi Hijo, mi Elegido; escuchadle" la invitación a escuchar a su hijo significa seguirlo. Escuchar y poner en practica su palabra es simentar nuestra casa sobre roca y no sobre arena.

 
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario