domingo, 23 de octubre de 2016

Domingo XXX del Tiempo Ordinario - "¡Oh Dios!, ten compasión de este pecador."

Con una parábola Jesús nos enseña que hay dos maneras de rezar: una, hacer un monólogo con uno mismo y otra, abrir sinceramente el corazón a Dios. El fariseo se examina para ver todo lo bueno que es y hace. Enumera sus virtudes y sus buenas acciones, y lo que parece un agradecimiento a Dios es, en rigor, decirle que sobra y no lo necesita. Este hombre está convencido de que con sus propias fuerzas puede ser justo y ganarse el cielo. No contento con su auto complacencia, se proclama juez del prójimo a quien condena por lo que él considera malas conductas y pecados. Se cree muy cercano a Dios, casi en el mismo nivel. Lejos está de la humildad y de reconocer la propia situación y acusa a los demás de no hacer la voluntad de Dios, cuando él mismo está violando el mandamiento más importante: el del amor.
Su fe es una vivencia exterior de formas y cultura religiosa mientras cultiva la presunción y se encumbra en el propio egoísmo. Los evangelios en otros textos describen a estas personas como bonitos sepulcros, lindos por afuera pero llenos de putrefacción por dentro. A eso se puede reducir el hombre. La oración del publicano, hoy diríamos, un no practicante, es la apertura de su corazón a Dios no negando nada de lo que sucede en su interior y manifestándole que lo necesita, más que el oxígeno para respirar. Está convencido de su indignidad, tanto que ni levanta los ojos para dirigirse a Dios... No menciona a nadie más que a sí mismo. No se compara con nadie, se presenta desnudo de su egoísmo ante Dios. Esta es la oración que llega hasta el cielo, como la de los
leprosos, el ciego de nacimiento, la de Pedro pecador...La humildad que nos pide el evangelio es simplemente reconocer serenamente nuestra situación.
P. Aderico Dolzani,SSP

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada